• Claudia Leno

Claudia, la que escribe

#laqueescribe #escribir #escribirenmancora #mancora #mancorastyle #beachlife #diadeplaya #laplayaesmioficina #escribir #bloguera

Escribiendo mi post en la cocina

Pocas veces en mi vida he sentido la misma satisfacción que cuando escribo.

Me encanta que me lean, que me comenten y que me agradezcan por ello, me llena de alegría el corazón saber que estoy impactando positivamente -aunque sea sólo un poquito y por un instante- a alguien, pero no escribo por esas razones y aunque únicamente me leyera mi mamá, lo seguiría haciendo, porque no sólo escribo por quien me pueda leer sino por lo que siento cuando lo hago.


Yo no crecí considerando tener una habilidad como escritora, no soy de las personas que han escrito toda la vida por placer, no me consideré jamás alguien que a través de las letras exteriorizaba lo que tuviera dentro. Obviamente he escrito toda mi vida, pero aunque siempre he disfrutado haciéndolo, ha sido principalmente por obligación más que por pasión, a diferencia de ahora. Lo que sí he hecho siempre es leer, comencé con los clásicos de Alejandro Dumas, Mario Vargas Llosa, Brice Echenique y ya de ahí lo que cayera en mis manos. Eso sí, hace varios años que si un libro no me atrapa a la página cien, lo cierro y no lo abro más.


Al margen del talento, considero que escribir en un nivel leíble no es tan difícil, hay que dejarlo fluir.

La primera vez que lo hice fue para este blog, hace casi cinco meses y me animé por que sentía que había mucho que expresar dentro de mí y que quería contar. Definitivamente mi cambio de vida de Lima a Máncora fue el detonante y el hecho de estar frente al mar y llevar una vida más tranquila ayudaron bastante.


Esa primera vez traté de ordenar un poco mis ideas, pero sin obsesionarme con ese orden. Cuando armé bien el texto, se lo di a una amiga a la que considero casi nivel literata -aunque valgan verdades, yo no sepa que es ser literata exactamente- para que me lo revise. Uf, como me ayudó, me ordenó. Para el siguiente post que escribí cometí el error de mandarle la versión del primer borrador, moría de ganas de escuchar sus comentarios pero no me di cuenta lo difícil que iba a ser para ella tratar de leer un primer borrador. Ahí nos trabamos mi amiga y yo, así que seguí adelante sin su feedback y sin el de nadie con autoridad en el tema, y así estoy hasta ahora.

Se que lo que escribo está lejos de ser perfecto, pero tampoco aspiro a la perfección. Yo tampoco soy perfecta, soy sólo un ser humano tratando de mejorar cuanto se pueda.


Nunca me imaginé estar sentada volcando mis ideas, experiencias y a veces hasta sentimientos tecleando en la computadora. Esta actividad es casi una terapia que me ayuda a reflexionar y exteriorizar acerca de lo que tengo adentro. ¿Qué hubiera pasado de haber descubierto antes mi interés por la escritura? ¿Dónde me habría llevado la vida? No lo sé ni lo sabré jamás, lo cierto es que si yo a mis cuarenta años pude empezar a escribir, cualquiera puede.


Así fue como empezó todo esto de escribir y hacer mi blog, creo que hubiera considerado un loco a cualquiera que hace tres años me hubiera dicho que iba a pasar varias horas del día dedicada a mi blog y que además me traería más de una satisfacción.


Es increíble cuantas puertas se nos abren de un momento a otro, como se va moviendo todo como en un juego de dominó. Sólo empujas una ficha y se empieza a mover todo, una pieza detrás de otra.


En la vida de todos hay puertas esperando por abrirse, puertas que ni imaginamos los rumbos inesperados que nos harán recorrer. Sólo hay que estar dispuestos a vivir nuevas experiencias y darle un empujoncito a esa ficha de dominó que nos hará salir de nuestra zona de confort para empezar a ver como todo el juego se pone en movimiento.

Anímense a hacer cambios y abrir puertas, tal vez haya mucho más que un pequeño blog esperando detrás.



  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon

© 2018 by dejamequetecuente. Proudly created with Wix.com