• Claudia Leno

Un cumpleaños en Máncora

Actualizado: 6 de jun de 2018

#cumpleañosfrentelmar #fiestainfantil #unicorniosenlaplaya #happybirthday

Cumpleaños infantil en Máncora

El sábado fue el cumpleaños número nueve de Albita, una niña muy querida por toda mi familia. Albita celebró su cumpleaños como a mí más me gusta, invitándonos a su casa en Máncora, recibiéndonos con todo su cariño y entusiasmo cumpleañero. La invitación era a las cuatro y treinta de la tarde -para aprovechar el sunset como parte de la celebración- pero algunas de las mamás más cercanas, fuimos convocadas un rato antes para así ayudar con algunos de los pendientes de último minuto.


Albita estaba radiante, con una sonrisota dibujada en la cara, tenía puesto un vestido con pequeños unicornios y en la cabeza -además de su lindo peinado- tenía una vincha con orejitas y cuernito de unicornio que ella misma, días antes y con ayuda de su mamá, preparó. No esperaba nada menos femenino, delicado y actual que los unicornios, viniendo de Alba. También tenía lista la estación de manualidades, muy bien ubicada, para que los niños invitados hagan desde dibujos hasta slime: hojas, plastilinas, tijeras, plumones, escarcha, goma, temperas, crayolas, cartulinas y muchas cositas más. En la casa de Alba también hay mucho espacio para que los chicos vayan y vengan como unos locos sin que exista preocupación de romper algo. Además está su saltarín, que es el más resistente que yo conozco, todavía no sé cómo, pero ese día no colapsó con tanto niño saltando al mismo tiempo, un bacilón.


Algo que me parece hermoso de la casa de Alba, es que en ella conviven en gran armonía Dalí y Gala, dos perrasos -intimidantes al principio pero juguetones y querendones apenas les das oportunidad- junto con el conejo Rupelstinski y Pequeña, la gallina ponedora. A este variopinto clan animalesco se ha sumado por estos días un nuevo integrante, el cual tiene a toda la familia de cabeza desde que llegó luego de ser rescatado -poco después de perderse de su manada- se llama Oreo y es un sajino bebé; estaba un poco chúcaro al principio pero ahora es mansísimo, es más, está convencido que Pequeña es su nueva mamá. A mis más curiosos lectores les comento que el veterinario dice que los sajinos son inteligentísimos y que pueden aprender igual que los perritos. Por mi parte, me encanta la idea de algún día tener en casa -además de los dos perros y dos gatos que ya son parte de mi familia- por lo menos un par de gallinitas ponedoras estilo Pequeña para asegurarme unos cuantos huevos de corral bien frescos para el diario.


La mesa estaba tan linda -decorada con flores frescas- como deliciosa, con cupcakes recién horneados con la receta familiar, y frutas recién cortadas, y para tomar, jugo de maracuyá hecho de maracuyás de verdad, soy testigo. Un cumpleaños estilo home made que son los que a mí más me gustan, sin ostentaciones ni pretensiones, sin drones, animadoras ni parlantes ruidosos, sin regalos gigantescos con envolturas ultrallamativas. La idea del cumpleaños de Albita -y de todos los cumpleaños mancoreños, felizmente- es única y exclusivamente pasarla bien, nada que ver con contratar a cuatro princesas medio gritonas bailando en un estrado, ni tampoco con poner un mega inflable, nada que ver con el esfuerzo por quedar bien con las otras mamás, ni con llenar la mesa de tanta cosa que queda la duda de lo que se puede comer y lo que es adorno, nada que ver con tener por lo menos veinte nanas de punta en blanco dando vueltas atrás de los niños invitados, ni con organizaciones de semanas -o meses- de anticipación, nada que ver con impresionar y nada que ver con que nuestros hijos se hagan la idea de que si la fiestita no fue de dimensiones colosales, no valió la pena salir de casa.

Aquí la celebración fue con muchas ganas de disfrutar, por el solo hecho de engreír a nuestra querida Albita en su día. La fiesta terminó ya entrada la noche, después de una inesperada fogata con marshmellows que extendió una hora más la reunión. Para cerrar llegó el infaltable happy birthday que por estos lares incluye una estrofa bien mancoreña, que desea a la cumpleañera un año más de vida lleno de felicidad.


Me encantó esta celebración digna de mi querida Máncora, ver a Albita tan feliz es refrescante, y saber que mi familia es parte de esta comunidad, resulta muy gratificante. Espero que Albita siga festejando más cumpleaños como este, que mi familia siga estando cerca de la suya y también espero que cada uno de ustedes, mis amigos lectores, se sienta parte de la comunidad en la que se mueve y a la cual le agregan valor así como son, sin necesidad de esfuerzos incómodos ni de organizaciones medio acartonadas, por que valgan verdades, todos nos sentimos más cómodos cuando estamos rodeados de un poco de espontaneidad y frescura.



  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White Pinterest Icon
  • White Twitter Icon
  • White YouTube Icon

© 2018 by dejamequetecuente. Proudly created with Wix.com