• Claudia Leno

El autocompadecimiento


Comienzo explicando el autocompadecimiento con las sabias palabras de John Gardner "Sentir lástima por nosotros mismos es una de las drogas no farmacéuticas más destructivas, es un narcótico adictivo que da placer en el corto plazo pero nos separa de la realidad"


¿Se entiende? Autocompadecernos, revolcarnos en el lodo de la pena por nosotros mismos, el sentir lástima por nuestro pasado o nuestro presente, autoflagelarnos con la culpa de los errores cometidos por nosotros mismos o por otros, puede ser una sensación de la cual nos volvemos dependientes, por que de cierta manera nos genera la idea de que nos purificamos, nos quita responsabilidad, o también -en el otro lado de la moneda- nos da permiso para sentirnos insuficientes, no merecedores, incapaces.


El autocompadecimiento nos impide reconocer y aceptar lo que sucede para pasar a superar la situación, nos sumerge en la no valía, en la debilidad, nos desaparece por que nos mantiene enfocados en sentir pena por uno mismo, impidiéndonos tomar control de la situación, analizarla, nos mantiene ocupados en lo que no es importante en el momento en el que las papas queman, el autocompadecimiento es una mala opción, una salida egoísta.


Estas son algunas creencias que son indicadores de que estás en modalidad de autocompadecimiento:

  1. Tus problemas son generados por los demás

  2. Las soluciones a tus problemas están en manos de los demás

  3. Estás buscando siempre justificarte

  4. Tú no controlas lo que sucede en tu vida

  5. Pides consejos pero no los sigues

  6. Los demás se aprovechan de tí

  7. Piensas una y otra vez lo que hiciste mal, te culpas y piensas en lo que podrías haber hecho bien, de manera compulsiva.

  8. Te victimizas ante las situaciones

Cuando te sientas en la tentación de empezar con el autocompadecimiento y el victimismo, recuerda todo lo que has logrado, lo mucho que has aprendido, cuanto has crecido y todo lo que has superado en tu vida, tú estás en capacidad de hacerlo tantas veces cuanto sea necesario y salir siempre victorioso de ese proceso.


Usa tu energía, tu tiempo y tu enfoque en soluciones rápidas, creativas y fuera de la caja, sal cuanto antes de la situación que te ata al autocompadecimiento, supérala y déjala en el pasado; invierte el menor tiempo posible en quedarte en el problema y concéntrate en la solución.


Transformemos el autocompadecimiento en autocompasión, abandona el sufrimiento y sus causas, cambia la manera de ver la situación, el sufrimiento está en nuestra mente y en la manera en la que vemos nuestra realidad, empieza la transformación de tí mismo, compréndete en lugar de juzgarte, deja ya de castigarte, quítate los pesos, las mochilas pesadas, empieza a liberarte, tomando responsabilidad, poniendo manos a la obra y empezando a hacer la diferencia.



  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon

© 2018 by dejamequetecuente. Proudly created with Wix.com