• Claudia Leno

La ansiedad


La ansiedad es una emoción normal que sale de nosotros frente a situaciones estresantes y de incertidumbre, la ansiedad nos permite adaptarnos a la vida poniéndonos alerta, y si sabemos manejarla, nos ayuda ser más productivo y a realizar el trabajo de manera más eficiente, hasta aquí no hay ningún problema; todos la hemos sentido y algunos somos más propensos a ella. Ojalá todos supiéramos manejarla y tenerla a raya.


La cosa empieza a cambiar cuando la ansiedad se vuelve eje en nuestra vida, cuando estamos proyectados en el futuro, en un futuro que no existe y que creemos que viene cargado de aspectos negativos, perjudiciales, tristes, etc.

Se van creando en nuestro cuerpo todas esas sensaciones de estar viviendo un presente estresante y angustiante, cuando en realidad nada de eso ha ocurrido.


Nos preparamos para lo peor y en consecuencia nos estresamos tremendamente.

Lo hacemos automáticamente, imaginamos situaciones, recordamos experiencias, generamos respuestas, conversaciones imaginarias, reacciones y un sin fin de emociones que lo único que nos generan es angustia, no sólo a nivel mental o anímica sino también físicas, empezamos a sintomatizar y afectar nuestro presente por circunstancias que no han sucedido.

Creemos que se van a repetir hechos de nuestro pasado, que ya hemos enfrentado, pero que no hemos superado


Sentir ansiedad ocasionalmente es parte de nuestra humanidad, si se maneja de la manera adecuada, si no es la protagonista de nuestros días por un periodo prolongado, podemos desenvolvernos normalmente.

El problema es cuando la ansiedad se vuelve la protagonista, cuando se manifiesta a través de preocupación intensa, de temor excesivo y persistente sobre situaciones que se nos presentan en la vida cotidiana.


La ansiedad, si no la mantenemos a raya, si se desboca descontroladamente, si se vuelve desproporcionada en relación con la realidad, terminará por interferir con las actividades de tu día a día, impidiendo el desarrollo óptimo de los diferentes aspectos de tu vida: personal, familiar, laboral, de pareja, social, etc.


La ansiedad se manifiesta en nerviosismo, sensación de peligro o pánico, preocupación permanente, incapacidad para manejar las situaciones y temor al futuro, todo llevado al extremo y todo presente prácticamente al mismo tiempo.


Entonces, ¿Qué podemos hacer para mantener a raya la ansiedad?

Comencemos por reinterpretar el problema sin magnificarlo, luego analicemos si verdaderamente la posibilidad de que ocurra lo peor es tan grande, y si realmente ocurriese lo peor ¿realmente sería tan grave?”.

Cuando tenemos ansiedad, nuestra atención se centra en el problema, por lo que es muy recomendable obligarse a pensar en otra cosa y obligarse a hacer algo diferente para distraerse.

Empecemos a Interpretar los problemas como un desafío, no como una amenaza para afrontar la situación con motivación, dejando de lado la preocupación y la ansiedad.


Si tu ansiedad está fuera de control recurre a un profesional e infórmate acerca de actividades como el ejercicio diario y la meditación, que son de mucha ayuda.


Para consultas escríbeme a claudialeno@icloud.com

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon

© 2018 by dejamequetecuente. Proudly created with Wix.com