• Claudia Leno

Máncora, los dos primeros años


Este Mayo que está terminando, se cumplen dos años desde que Máncora se convirtió en mi nuevo hogar.

¿Que si mi vida ha cambiado en estos dos años? Sí, un montón y para bien, he cambiado -aunque sigo siendo la misma- en diferentes aspectos y por etapas, muchos de esos cambios han sido buscados, algunos de ellos esperados -aunque otros no- y todos muy agradecidos porque me convierten en esta versión de mi misma que soy hoy y con la cual me siento satisfecha.


Siento que me he quitado algunas capas de encima, que en la ciudad me encontraba con el foco en otro lado, que tal vez el ruido me tenía distraída, estaba desconectada de mi esencia, contenida, adormilada por la rutina imparable, que no permite hacer una pausa para analizar el camino que se está recorriendo, sin cuestionar si la vida que se vive es la que se quiere vivir. Aquí en Máncora las pausas y la vida misma ayudan a reflexionar, a pasar por un proceso de introspección que siempre es positivo.


En Máncora empecé a escribir, aquí encontré la inspiración y le perdí el miedo a mucho, aquí comencé con mi blog -actividad a la que jamás de los jamases me pensé dedicar- y que tantas satisfacciones me da, aquí me redescubrí, me dejé ser.


Definitivamente en su momento, venir para Máncora fue una decisión valiente, no la única y seguramente no la última, pero que ha traído bienestar. Y es que levantarme con el sonido del mar, con el sol iluminándolo todo, hace que la vida tenga otro color, que se vea todo desde una perspectiva diferente.


Así que a dos años de haber comenzado esta etapa, no me queda más que darte las gracias Mancorita, por recibirme, por acogerme, por adoptarme, por enseñarme y por permitir redescubrirme a mí misma, junto a tus olas y tu sunset.

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon

© 2018 by dejamequetecuente. Proudly created with Wix.com