• Claudia Leno

Mamá a lo Mancora Style

#mancorastyle #yosoymancorastyle #mamá #mancora #viviendoenmancora #lavidaenmancora #felizenmancora #vidatranquila #vidasencilla




Me provocó escribir acerca de mi rol como mamá, tal vez haciendo el clásico comparativo de como es acá y como es allá pero la verdad es que la maternidad tiene tantos aspectos diferentes, que difícilmente podría escribir sólo acerca de uno de ellos.


En mi caso, soy mamá de adolescente mujer, de gemelos hombres y por ende mamá de tres. Las vidas de mis hijos -como las de los hijos de todo el mundo- están pasando por circunstancias diferentes que hace 1, 5 y 10 años y cada una de esas circunstancias son aprendizajes para nosotros los padres, los hijos siempre están cambiándonos los esquemas y presentándonos nuevos retos.


Es innegable que he cambiado la forma en la que me relaciono con mis hijos desde que estamos en Máncora, pero creo que nuestra nueva interacción a lo Mancora Style es más armónica, en parte por que estoy atenta a sus acciones y reacciones pero creo que en parte también es por que nuestras rutinas son menos estresantes y están menos saturadas de actividades, eso definitivamente crea un ambiente agradable entre todos.


En el caso específico de mis gemelos los permisos a su edad son básicamente los mismos en Máncora que en Lima, aquí hay mucha actividad al aire libre, como surf y skate; ambas acaban cuando la luz del sol desaparece y se ejecutan bajo la supervisión de un familiar adulto. Las invitaciones a casas de amigos así como los aparatos electrónicos son para los fines de semana y a los cumpleaños vamos siempre las mamás.

Mis gemelos son chicos tranquilos, además de practicar esos dos deportes les encanta dibujar, tienen mucho talento para ello y dentro de su rutina semanal hay tiempo también para clases de dibujo.


Entre todo lo anterior y el colegio -que disfrutan mucho- se les pasan los días, tal vez por eso todavía tienen buen carácter, o tal vez el buen carácter se lo deban a que -al ser gemelos- están uno con otro acompañándose siempre, que es lo mismo que estar todo el tiempo con tu mejor amigo.

No se por que será pero ojalá ese buen carácter les dure muchos años más.


Por otro lado, mi hija adolescente está tranquila últimamente, como que ha encontrado paz con ella misma, pero ha pasado por más de una etapa medio chucky en Lima y en Máncora también. Por que sea aquí o en la Conchinchina, a partir de los trece años los chibolos quieren independizarse de los padres, generan una tribu entre ellos con códigos propios de su edad, se vuelven mudos, contestan mal y se sienten el centro del universo. Si, es feo, pero no sólo para nosotros los padres sino también para ellos mismos.


Les está cambiando el cuerpo, sudan todo el día, les salen granos y pelos, les cambia la voz, les viene la regla, tienen ganas de explorar y experimentar en todo aspecto, se sienten que lo pueden todo pero también todo les da roche, todo el día tienen hambre, les crece la nariz y las orejas de manera desproporcionada, no saben expresar lo que sienten y no saben lo que quieren pero lo peor es que están desesperados por libertad, quieren hacer lo que les da la gana como si fueran adultos y su frustración es colosal al darse cuenta que nosotros sus padres, todavía no les daremos esa libertad que tanto añoran.


En lugares pequeños como Mancorita, los chibolos de la edad de mi hija son un grupo con un número más o menos fijo que no va a crecer mucho más por que esos son los chicos que hay.

Eso nos permite a los padres mancoreños conocer bastante bien a muchos de los que son y serán amigos de nuestros hijos por varios años más, y les permite a ellos crear vínculos de amistad muy profundos, sin quitar que al mismo tiempo a todas les gusten todos y viceversa ni que las relaciones románticas que florecen sean más fugaces que el paso de PPK por palacio de gobierno.


Son chicos con los cuales es agradable pasar un rato y parece que para ellos no es tan desagradable pasar un momento con algún que otro adulto que tenga algo interesante que decir. Me encanta cuando cantan fuertísimo a una sola voz y su energía llena toda mi casa, me encanta que se metan al mar de noche, me encantan sus risas y la velocidad a la que comen todo lo que se les ofrece.


No estoy diciendo que la infancia y adolescencia en Máncora es ideal, tampoco estoy diciendo que no tiene los mismos dilemas que en cualquier otro lado, pero en general los chibolos acá no tienen malicia, tal vez por que estamos en provincia, tal vez por la naturaleza que los rodea, tal vez por tanto deporte que practican.


Lo cierto es que el tema de la maternidad y sus diferentes matices tiene para rato en mi vida y por lo tanto en la vida de mi blog, así que no se impresionen si -para mi deleite personal- en otro momento no muy lejano toco nuevamente este tema, eso sí ofrezco hacerlo desde algún ángulo diferente.

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White Pinterest Icon
  • White Twitter Icon
  • White YouTube Icon

© 2018 by dejamequetecuente. Proudly created with Wix.com