• Claudia Leno

Mi nuevo tatuaje

Actualizado: 13 de jun de 2018


tatoo, tatuaje, máncora ink

#tatoo #tatuajeenmáncora #aquíyahora #máncora #vidaenelparaíso #livingthedream #lifeinmáncora


Hace por lo menos cinco años que vengo pensando en hacerme mi segundo tatuaje.

El primero lo hice semanas antes de casarme hace casi dieciséis años, como quien deja en su cuerpo la huella de un hito importante, el matrimonio. Ese primer tatuaje es lindo, pequeño y está ubicado en una parte de mi cuerpo donde no me da nunca el sol, lo cual facilita mucho las cosas teniendo en cuenta que tengo una madre especialmente católica, y como tal, es de la idea que los tatuajes son motivo casi suficiente para arder en el infierno, al mismo nivel que el delincuente que le roba sus ahorros a una abuelita. Así que como no pienso -ni ahora ni hace dieciséis años, y espero que nunca- cambiar mentalidades ajenas, pero tampoco dejaré de hacer lo que quiero por lo que piensen los demás, fui sin decirle nada a nadie y me tatué. Recuerdo que pasaron un par de años -estando ya casada y con mi hija mayor con meses de nacida- cuando mi mamá se dio cuenta de que tenía el dichoso tatuaje. Recuerdo que le dije que era temporal, que existía una nueva tecnología que hacía que los tatuajes duren por aproximadamente diez años... la verdad que no se por que no han inventado esa tecnología aún, pero estoy convencida que sería un golazo. Después de mi respuesta, santo remedio, no se tocó más el asunto.


Este segundo tatuaje también marca un momento importante en mi vida, siempre me recordará el cambio de vida de Lima a Máncora. A diferencia del primero, este tatuaje está ubicado donde cualquiera puede verlo pero tampoco está tan expuesto como para que me llegue a saturar. Me encanta mi nuevo tatuaje, es femenino y significativo, como creo que debe ser todo lo que me acompañe mientras me dure el cuerpito que me lleva por esta vida.


Me tomó bastante tiempo decidir hacerlo, me daban vueltas en la cabeza todas mis ideas limitantes con respecto al tema, que aunque pueden sonar -a riesgo de parecerme a mi mamá- absurdas y anticuadas, han estado zumbando como abejas cerca al panal. Aquí les cuento las más importantes, según yo.

1. Mejor es que el tatuaje sea sólo en negros y grises por que así perdurará en el tiempo sin despintarse. Seguramente cuando los tatuajes con colores vivos pierden su color original, se retocan y listo, pero conociéndome no iría a retocarlo aunque pasaran mil años así que me pasaría la vida entera con el tatuaje medio borroso y despintado.

2. Importantísimo que el diseño sea atemporal, por que los gustos y modas cambian y lo que puede parecer super cool hoy, en diez años probablemente estará desactualizadísimo y obviamente, pasado de moda. Además en diez años seré una cincuentona con tatuajes, así que mejor escoger con sabiduría.

3. La ubicación en la que irá el tatuaje es una variable a considerar. Quedan descartadas cara, parte delantera del cuello y dorso de la mano, ese estilo no va conmigo, está bien que me haya mudado a Máncora pero tampoco exageremos. Además, eso de levantarse todas las mañana, mirarse al espejo y ver en el reflejo día tras día el bendito tatuaje, me terminaría saturando, casi como usar el mismo vestido todos los días.


Así que con todas las variables anteriores bien consideradas y con mis casi dieciséis años de espera, me animé y me hice el segundo tatuaje. Me decidí por una frase corta que uso -sobre todo en mis pensamientos, como mecanismo apaciguador- muy frecuentemente, para a partir de ahora también recurrir a ella leyéndola en mi muñeca. La acompañé de unas hojitas finitas que le dan un aire un poco juguetón, como para reducir la seriedad de las palabras. Me encanta mi nuevo tatuaje, valieron la pena los años de análisis y el dolor de las agujitas mientras introducían tinta en mi piel.


Ahora empezaré a prepararme para -dentro de muchos años- cumplirle a mi hija la promesa que hace poco le hice, de hacernos algún día un tatuaje juntas. Y si en algún momento -y con tono de desaprobación- mi mamá me pregunta por mi nuevo tatuaje, le diré -como si en vez de tener más de cuarenta años tuviera diecinueve- que en él he aplicado una tecnología nueva, hecha en Máncora, que desaparece los tatuajes a las diez lavadas... santo remedio.




  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon

© 2018 by dejamequetecuente. Proudly created with Wix.com