• Claudia Leno

Mi papá y yo

#fatheranddaughter #mipapáyyo #happyfathersday #felizdiapapá


mi papá y yo cuando era niña

Hace poco volví a ver Ghost, La Sombra del Amor, no la veía desde que la estrenaron en el cine, hace cuchumil años, en la época en la que salía los domingos con mi papá. La pobre Demi Moore no hace otra cosa que llorar de principio a fin de la película, con unos lagrimones que le recorrían la cara permanentemente, mientras Patrick Swayze trata de comunicarse con ella usando como médium a Whoopi Goldberg; yo no podía creer la injusticia que le tocaba vivir -o morir, según como se vea- a los protagonistas, hasta ahora escucho la canción y se me salen los lagrimones al estilo Demi Moore.


Mientras la volvía a ver con mi esposo y mi hija después de tantos años, me acordé de esa época en la que iba muy seguido al cine con mi papá, con más o menos la misma edad de mi hija mayor ahora. Recordé lo bien que la pasaba con él hasta los quince o dieciséis años, siempre estaba de buenas cuando estaba a su lado, se me iban los malos humores típicos de la edad -que ahora vivo desde la tribuna de los padres adolescentes- sentía que él me entendía. Conversábamos mucho y hasta prefería salir con él que con mis amigas. Compartíamos el gusto por la crema volteada, aunque yo -hasta hoy- con bastante más capacidad para tolerar el dulce. Cuando se daba cuenta que estaba terminando en un dos por tres mi parte, me decía: ¡Qué bárbara!

Otro de nuestros clásicos era un sitio en barranco donde preparaban unas lasañas deliciosas que yo devoraba bastante más rápido de lo que demoraban en prepararla ¡Qué bárbara!


A pesar que con los años -como suele pasar- se fueron acentuando en mi papá uno que otro defectillo y a mi se me fue acentuando la poca tolerancia, él siempre ha estado presente en mi vida y siempre lo he querido igual, sólo que la imagen que tenía pasó de "mi papá es lo máximo" a "que fregado mi papá". No se en que momento cambió todo, probablemente terminé de crecer y empecé a verlo con ojos de adulta, con el mismo amor de siempre pero con un poco más de severidad, recuerdo varias veces en las que mi actitud y mis palabras hacia él han sido más de mamá que de hija, si yo hubiera sido él no hubiera aguantado que me cantaleteen como yo lo he cantaleteado, debo reconocer que me ha tenido paciencia.


Felizmente a esta altura de mi vida -en la que ya no tengo ninguna intención de cantaletear a mi papá- me pregunto si será necesario ver con ojos de adulto a los padres o si será mejor mantener hacia ellos esa idea de perfección que desarrollamos cuando somos pequeños y creemos que lo saben todo. Es cierto que el ser conscientes de los errores que nuestros padres cometen con ellos mismos, o con los que están a su alrededor incluyendo a sus parejas o sus hijos, nos evitan -sólo si somos lo suficientemente conscientes- cometer sus mismos errores, pero de ninguna manera nos vuelve menos imperfectos. Entonces, ¿Que sentido tiene guardar hacia los padres cualquier otro sentimiento que no sea amor, respeto y agradecimiento? Creo que ninguno, a los padres hay que verlos con ojos de puro amor, aunque se tenga que regresar a ese sentimiento a través de la memoria, con un recuerdo de niñez.


Así que empecemos a sentirnos un poco más niños cuando estemos con nuestros padres, a ellos les va a gustar ver un soplo de los niños que alguna vez fueron sus hijos.

No quiero terminar sin desearle a todos los papás que conozco incluyendo familia y amigos mucha sabiduría para educar y guiar a sus niños, traten siempre de ser la mejor versión de ustedes mismos, esa que sus hijos admiran.

A mi esposo, compañero de vida y padre de mis tres hijos: mucho amor! Eres un papá dedicado y cariñoso, tengo mucha suerte de tenerte a mi lado y que mis hijos disfruten de que seas su papá.

A mi papito: mucho amor y agradecimiento, eres el papá justo y preciso que necesitaba tener para ser la mujer que soy y que me encanta ser.








  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White Pinterest Icon
  • White Twitter Icon
  • White YouTube Icon

© 2018 by dejamequetecuente. Proudly created with Wix.com