• Claudia Leno

Pandemia, navidad y depresión



Las fiestas de fin de año traen normalmente un halo de tristeza y melancolía para un sector de la población; el ajetreo, los preparativos, el tráfico, los gastos, las visitas, los regalos, el recuerdo de nuestros seres queridos que ya no están, son algunas de las emociones de esta temporada navideña, que este año se verán intensificadas y estarán más cerca de todos, dadas las circunstancias que estamos viviendo en todo el mundo.


Es ahora más que nunca que debemos prestarnos atención a nosotros mismos y a las personas a nuestro alrededor, por que el aislamiento, la enfermedad y la pérdida han llegado a todos los rincones y nos han tocado de alguna manera.

Es muy importante hablar con los niños y los adultos mayores con respecto a cómo serán estas fechas en esta oportunidad, así minimizaremos la frustración en los pequeños, que esperan la presencia de los familiares en esta época.

Recordemos que si los adultos están bien, hay muchas más probabilidades que los niños también lo estén.


¿Cómo podemos mantener a raya el estrés y la depresión en esta temporada navideña?

Comienza por aceptar tus emociones, no te ciegues, no las rechaces, no las niegues.

La manera de vivir positivamente las fiestas y lidiar con lo que nos causa angustia en esta época, es dándole la cara a la situación.

Asume la realidad como es, no te pelees con ella; este año las navidades tendrán muchas limitaciones, así será para todos.


Concéntrate en las actividades relacionadas con la navidad que sí puedes hacer, como decorar tu casa, prepararte para la cena, encargar los regalos.

Vive el espíritu de la navidad, deja que te invada.

Agradece por todo lo que sí tienes en estas fechas, cuenta tus bendiciones y siéntete feliz por ellas.


Empieza una nueva tradición navideña que se adapte a estas fechas y que cree ilusión para ti y tus familiares, esto te creará la alegría que necesitas y te sacará de tu estado habitual.



Exterioriza tu cariño hacia los tuyos, termina con ese pleito familiar, has esa llamada para amistarte con ese pariente de quien no sabes hace mucho pero a quien extrañas como el primer día.

Ocúpate de los que están más solos, pregunta por ellos y hazte presente.


Tómate tiempo para sentir, para llorar, para aceptar, para sentir tu dolor, por que mientras no vivas las emociones que afloran no podrás superarlas.

Planifica con anticipación las actividades de la temporada, así al estar preparados hacemos que la ansiedad baje.

Practica algunas rutinas de autoayuda como meditar, respiraciones, escuchar música navideña y alegre, y ver conferencias de desarrollo personal.


Si te sientes solo y triste en estas fiestas, pide ayuda; recurre a familiares, amigos, vecinos, a la iglesia de tu comunidad; si bien no son recomendables las actividades sociales, se puede hacer llamadas, chats y video conferencias que te harán sentir más cerca a tu gente.

Toma consciente de que eres un ser querido por los tuyos, que este año la situación es atípica, pero que va a pasar, que la siguiente navidad será diferente y que esta situación debe servirnos para valorar lo que damos por sentado.


Aprende a reconocer qué es específicamente lo que te provoca esa ansiedad navideña,

Tal vez sean los gastos, las exigencias personales o los compromisos; aprende a combatirlos para evitar que provoquen un colapso.

Con la actitud adecuada, podrás encontrar paz y alegría durante las fiestas.


Si hay algo que siempre nos hace sentir mejor, es dar, y en estas fechas aún más.

Ayuda a quien lo necesite, regala tu tiempo, colabora con tu comunidad, ayuda a las personas a tu alrededor, preocúpate por quien pueda estar solo.

Toda esa energía y agradecimiento regresan a tí multiplicados, haciendo que esta sensación que nos invade en estas fiestas covid, sea más llevadera.


  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon

© 2018 by dejamequetecuente. Proudly created with Wix.com