• Claudia Leno

Ser feliz es una decisión personal



Cada uno tiene su propia forma de definir la felicidad, para mí, es una manera de ver e interpretar la vida, es un punto de partida, es reconocer ese anhelo genuino de hacer un esfuerzo por sentirte en paz, haciéndote responsable de lo que sientes y cómo permites que te afecte a nivel emocional.


La felicidad no viene de afuera, de otras personas, de grandes logros, nadie más que tú debe ocuparse de tu propio bienestar, sólo tú puedes encontrar tu propio equilibrio, las respuestas están adentro; y lo comprobamos fácilmente cuando vemos 2 reacciones muy diferentes ante una misma situación, al final del día aceptar, fluir, levantarse, renegar, resistir, pelear, es decisión de cada uno y las consecuencias de esas decisiones también son para cada uno.


Todos somos susceptibles de sentirnos tristes, angustiados, molestos, incomprendidos, somos humanos; todos tenemos días grises, a todos nos provoca que se caiga el mundo... es normal;

pero no caigamos en dejarnos llevar por la sensación de victimismo, esa que no te deja surgir, esa mirada que nos hace creer que todo lo que nos pasa está hecho para hacernos sufrir, que nada vale el esfuerzo.


Es momento de cambiar la percepción de las cosas, es hora de valorar todo lo que tienes, por lo que has soñado y trabajado, llegó el día de contar todo lo que has logrado, la suerte que tienes de tener a tus seres queridos, los aprendizajes conseguidos a punta de tropiezos, todo lo que has crecido con tanto esfuerzo, todo lo que te hacer ser el ser humano maravilloso en el que te has convertido gracias a todas esas experiencias, llegó es día de reconocer a la persona que eres hoy, con agradecimiento, satisfacción y orgullo por partes iguales.


Conéctate con el equilibrio, con la paz, con la serenidad, con la calma y la certeza, con tu fortaleza interior, con tus ganas de hacer más; por que es allí dónde se encuentra la verdadera felicidad, en ningún otro lugar.


Desaprende esas actitudes negativas que te conectan con la incertidumbre, la ansiedad, la angustia, la ira, la violencia, las expectativas desmedidas, la culpa o el pesimismo, ninguna felicidad viene de ellas, sólo traen pena, desdicha y dolor.

Decide tú, cortar de una vez con todo lo que te resta, lo que ya sabes que te tiene apagado, que no te deja avanzar.


Muchas veces vivimos con dudas existenciales, llenos de inseguridades, pero lo cierto es que la felicidad es una decisión que se toma día a día, y sólo tú eres responsable de manifestarla en tu vida, con cada pequeña y gran decisión que tomas día a día.


Déjame decirte que el cortar de una vez con las incertidumbres y los pesares está en tus manos y en las de nadie más, nadie puede llenar tus vacíos, ya que sólo tú conectas con ellos, sólo tú tienes la capacidad de levantarte y salir adelante a pesar de ellos.


Decide ser feliz, disfruta este momento, quédate en el ahora, la felicidad está siempre en el presente, nunca en el pasado y mucho menos en el futuro ya que ninguno de ellos existe; lo único que tenemos es el hoy, así que concéntrate en él.

Recuerda que por mucho que creas lo contrario, muy poco está bajo tu control; ni el clima, ni la situación económica, ni las decisiones de los demás dependen de tí, así que a guardar la calma y a ponernos en actitud de ser feliz, por que si hay algo que hace la diferencia y sobre lo que sí tienes poder, es tu actitud.


Suelta, decide soltar, una vez que entiendas que si no te aferras todo cae por su propio peso, que todo llega cuando es el momento indicado, que las cosas se dan cuando y como se tienen que dar, sólo ahí, la felicidad viene a tus manos.


Para ser feliz, es importante ser flexibles, la rigidez sólo trae frustración, mejor deja que todo fluya, sin resistirte.

Desarrolla tu capacidad de adaptarte, tu capacidad para afrontar los cambios y ser feliz sin importar las circunstancias, las personas felices no condicionan su felicidad a las circunstancias, son felices a pesar de las vicisitudes, sin esperar que los demás se encarguen de hacerlos felices.


Disfruta de los procesos y del camino, sin obsesionarte con los resultados, sin tenerle miedo al fracaso, sin arrepentirnos de las decisiones que tomamos, teniendo claro que nada de esto tiene que ver con el conformismo.

Recuerda que los fracasos te acercan a tus aciertos, y que el futuro que deseas está muy relacionado a las decisiones que tomas hoy.


La felicidad es una decisión personal, la encuentras en el equilibrio, estableciendo prioridades, busca la forma de construir relaciones menos conflictivas, escoge vivir situaciones más satisfactorias, genera vínculos verdaderos con las personas a tu alrededor, fortalece las relaciones con los tuyos y así tu día a día será más feliz, será mejor.


La felicidad aparece cuando estableces tus prioridades, cuando asumes compromisos que te acercan a tus metas, cuando decides darte cuenta que ser feliz está en tus manos.

La felicidad es un estado mental y nosotros tenemos la capacidad de decidir en que estado mental vivir.





  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon

© 2018 by dejamequetecuente. Proudly created with Wix.com